Covid-202X

Covid-202X

 

Lo que planteo a continuación son las bases de un relato de Ciencia Ficción, no sé muy bien si de utopía o distopía, duda inquietante donde las haya.

La idea nació de la conversación con un amigo que me hablaba del diseño de vacunas, haciendo referencia a la fabricación de una vacuna de “amplio espectro” o digamos multifunción. Es decir, se trata de un diseño preventivo que no sólo sirva para enfrentar al Covid-19, sino que esté preparada para futuras apariciones de virus de características similares, de ahí el título de Covid-2x, en dónde la x puede tomar diferentes valores. 

En un momento dado, un grupo de científicos (la casta sacerdotal de las civilizaciones tecnológicas) decide que la única forma de vencer este ataque masivo es renunciar de forma sistemática a las grandes agrupaciones humanas. Ha llegado el momento de “esmicolar”. Está claro que la supervivencia del virus se sustenta en la posibilidad de medrar en grupos muy numerosos. El reto que se nos plantea es pues el de ser capaces de mantener los dispositivos tecnológicos en una sociedad que haya renunciado, entre otras cosas, a las grandes ciudades (que quedarán definitivamente abandonadas) y a cualquier signo de identidad nacional (no tendrá sentido hablar de naciones, sólo de territorios ocupados tecnológicamente). 

A la primera pregunta que se debe poder responder es ¿cuál es el número máximo de individuos que pueden formar un colectivo para que este tipo de epidemias sea inoperante? Una vez contestada esta pregunta ya podemos empezar a dar forma a nuestro relato de CF, con sus partes técnicas (por ejemplo, cómo vamos a organizar la distribución de energía entre grupos que no establecen entre ellos ningún tipo de contacto) y humanas (los protagonistas del relato nos plantean sus dudas y temores de medrar en estas estructuras sociales que le han tocado y que les obliga a gestionar la aparición de nuevas creencias como dispositivos de cohesión social).

 

Según en manos de quien caiga, estas podrían ser las bases para un buen relato de CF. Y no olvidemos que los buenos relatos de CF se basan siempre en hechos que no tiene nada de ficción (como decía Nabokov, “sólo la ficción dice la verdad”).

El punto de partida para esta reflexión futurista lo tenemos aquí y ahora.

Simplificando, digamos que un virus no es más que un paquete de algoritmos que se ejecutan cuando las condiciones del medio lo permiten.

La naturaleza, en la medida en que es un sistema biológico altamente complejo, dispone de su propio sistema inmunitario que reacciona ante cualquier invasión que lo pueda poner en peligro. En este momento ha detectado una presencia masiva (de naturaleza humana) entre los paralelos 30 y 60 (latitud Norte) que amenaza de alguna forma la supervivencia del sistema y ha lanzado sus anticuerpos. Y seguirá haciéndolo. 

Estamos amenazados de muerte por la propia naturaleza que nos da cobijo.

 En la biología podemos encontrar un aliado muy valioso, pero en ningún caso una solución general del problema.

 

Ya lo decía Darwin, la especie que sobrevive no es la más fuerte ni la más inteligente, es la que se adapta mejor al cambio.

 

Nota adicional 1: Ahora es obligatorio estar en posesión de un D.N.I., en breve será obligatorio llevar siempre con nosotros un geolocalizador con su correspondiente ID. Las personas que, como yo, renunciamos periódicamente al uso del smartphone para volver al “tronco” (me niego a llevar en el bolsillo un dispositivo que es más inteligente que yo) no veremos obligados a sustituirlo por el correspondiente geolocalizador. Hoy por hoy, las autoridades, previa orden judicial, pueden saber con quién has hablado por teléfono y el contenido de la conversación. En breve, a estas mismas autoridades lo que más les interesará es saber dónde estás en este momento y, sobretodo, dónde has estado y con quién, para lo que no hará falta ninguna orden judicial.

Nota adicional 2: atentos al precio del pan. Cuando la barra de cuarto alcance los 3 € pongámonos a cubierto.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *